SEO, la clave del éxito para tu tienda online

llave SEO

Todas las empresas conocen la importancia de obtener un buen posicionamiento de su página web en los principales buscadores. El más conocido es Google, el cual te permite escoger entre dos vías diferentes de posicionamiento. Entre ellas están el posicionamiento orgánico o natural, conocido como SEO, y, por otro lado, SEM, que sería obtener el mismo objetivo, pero pagando por aparecer en el primer o segundo puesto.

La mayoría de las empresas se han acomodado en centrar su atención en el posicionamiento SEM, mientras que dejan en el olvido el esfuerzo en aparecer en el top cinco de los grandes buscadores de manera orgánica a través del SEO.

Todo ello sucede por la complejidad de tener que crear contenido y mantenimiento de la página web, que consiga atraer al público objetivo y conseguir conversiones.

 

Reglas básicas del posicionamiento SEO

 

Hay unas reglas básicas que se debería de tener en cuenta a la hora de escribir y publicar un texto SEO.

 

1. Sé original

Lo que más se valora hoy en día es la originalidad del contenido y del formato, ya que empieza a ser un sector muy explotado, y de cada vez resulta más complicado captar la atención del cliente y conseguir que permanezca un mínimo tiempo leyendo el relato. Se trata de añadir información nueva para la comunidad, o en el caso en que se hable de algo muy cotidiano y del que existe mucha información, se le ha de añadir valor, ya sea apoyándolo con un formato diferente o explicándolo con mayor claridad que nuestra competencia.

Siempre se ha de escribir desde un punto de vista objetivo con pequeños detalles subjetivos, para conseguir aportar ese toque diferencial sin que sea demasiado obvio.

 

2. Adapta el lenguaje

El buscador tiene en cuenta muchas variables a la hora de posicionar el contenido frente a tu competencia. Por ello, un factor para tener en cuenta es la adaptación del lenguaje que se haga, dependiendo del target al que va dirigida la información. Aquí se puede tratar tanto del idioma como de los tecnicismos.

Dependiendo de la plataforma y de la página web en la que se está escribiendo, o el público objetivo en el que se centra, deberíamos saber si podemos ser más técnicos o poder hablar con expresiones propias del sector, las cuales entenderían a primer golpe nada más los profesionales, o si se debe hacer una breve explicación de cada concepto utilizado para que alguien que no entiende tanto del tema a tratar no se pierda. Es por ello por lo que es muy importante conocer el público del que se quiere captar la atención, ya que de ello dependerá que se escriba de una forma u otra.

Y tratando del idioma, no se puede pretender escribir un artículo en inglés, por muy profesional o técnico que pueda parecer, si la empresa o la página web trata con usuarios de habla española.

 

3. Longitud

Ha sido un punto del que mucho se ha hablado, ¿qué longitud debe tener un post? ¿Existe alguna recomendación? ¿Es realmente importante? Bien, no hay una cifra concreta con la que podamos asegurar que un contenido será bueno. Pueden influir muchos factores tales como, la calidad de dicho contenido, el tema del que se está tratando o donde se va a ubicar, ya que en según qué plataformas o formatos existen limitaciones.

Un texto con riqueza empieza a ser valorado a partir de las 200 palabras, pero para que Google empiece a posicionar un post frente a la competencia, debería estar entre las 700-1200 palabras.

¿Cuántas veces habremos escuchado por parte de los profesores: “Más vale calidad que cantidad”? Y en cierto modo tenían razón. Realmente, si nuestro objetivo es que una persona pase el mayor tiempo posible y prestando atención a nuestro contenido, no podemos darle la misma información escrita de diferente manera durante un texto de 1000 palabras, ya que antes de la mitad, habremos perdido la atención del usuario.

 

4. Resalta sin miedo

Debemos perder el miedo a utilizar las herramientas que nos ofrece un procesador de texto. Hay que resaltar lo que sea esencial para que el lector no pierda el hilo o para que en un primer vistazo entienda de qué tema se trata. A parte de resaltar partes del texto, se ha de tener en cuenta la estructura de éste mismo, con títulos y subtítulos (H1, H2, H3), y el apoyo audiovisual o esquemático para aportar valor al relato.   

 

Elección keywords

 

Es primordial para una estrategia de inbound de marketing saber escoger qué palabras claves vamos a utilizar en nuestro marketing de contenidos. No es una tarea fácil ya que, debemos incluir todas las palabras que tengan relación y hablen del mismo sector, pero sin que puedan confundir al buscador y lo posicione en búsquedas que realmente no nos interesen o no sean nuestro objetivo principal. Un ejemplo claro sería que, si se quisiera posicionar este mismo post sobre posicionamiento SEO, no se podría abusar de hablar sobre SEM, ya que no el objetivo no es diferenciarlas, ni tratar ambas. Es por ello por lo que hay que indagar sobre las keywords que pueden interesar en cada creación de contenido, pero siempre fijando un objetivo claro. Cabe recordar que a veces menos, es más.

Existen múltiples herramientas dedicadas a la ayuda de búsqueda de keywords, podemos averiguar palabras claves y similares a las que nos interesan, y además ver la frecuencia de búsqueda que tienen, diferenciando por países o idiomas.Entre las más conocidas encontramos las siguientes plataformas gratuitas:

·        KW Finder

·        Google Keyword Tool

·        Google Auto suggest

·        Keywordtool.io

·        Keyword Planner Tool de Google

·        TinySuggest

·        Soolve

·        Ubersuggest.org

·        LSIGraph

 

Cuida la estructura

 

No podemos pretender que un lector preste atención a nuestro contenido si no tiene una estructura coherente y limpia. Recordemos que nuestro principal objetivo sería retener al usuario, aportar información valiosa y que pueda entender el tema del que se trata.

Por ello, no importa decir que no podemos introducir títulos en medio de la publicación, subtítulos donde no sean necesarios o imágenes o gráficos donde no tengan nada que aportar a la información del apartado en cuestión.

Además de todo lo anterior, el post debería seguir un hilo, enlazado por un título principal (H1) y subtítulos con diferentes niveles (H2 y H3). Cabe resaltar que si abusamos de clasificar y dividir en muchos subtítulos, a menos que sea una lista que lo requiera, puede llegar a perder al lector o incluso aparentar más pesado de lo que realmente es.

Deberíamos encontrar el punto intermedio en la estructura, para que en un primer vistazo se vea limpio y coherente, pero tampoco se trata de separar a modo de esquema y abusar de ello.

 

No vale cualquier contenido

 

En la introducción de este post se ha comentado la importancia de crear un marketing de contenidos que sea valorado favorablemente tanto por parte del buscador como por el propio lector. De cada vez se convierte en una tarea más compleja el conseguir añadir información nueva a un tema del que se habla a menuda en un sector en concreto.

El primer punto que se ha de tener en cuenta es centrarse en un único tema, ya que no se puede pretender escribir mezclando varios temas por relacionados que estén. Además, deben tenerse en cuenta las reglas de las que hablábamos al principio, ya que no cualquier contenido se considerará de calidad.

Hay veces en las que es más sencillo decir que no debemos hacer que lo que sí deberíamos hacer. Primordialmente, y siempre va bien recordarlo, los plagios no están premiados por parte de los buscadores. A esto, debemos sumarle que el objetivo nunca debería ser promocional, con intención de acabar vendiendo un producto o servicio, sin añadir ninguna información valiosa o que provoque el rechazo por parte del lector.

Y finalmente, siempre debemos apoyar nuestra información con imágenes, vídeos, infografías o gráficos para esclarecer y esquematizar apartados que pueden parecer más complicados de entender o en los que se tenga que seguir un hilo como puede ser el procedimiento de compra o algún otro proceso.

 

Objetivo: llegar al target con copywriting

 

Muchos definen el copywriting cómo el arte de vender con las palabras escritas. Concepto inculcado desde Estados Unidos de cada día cobra más importancia en las empresas, ya que se dan cuenta de que pueden conseguir grandes beneficios con esta modalidad de venta. Pero ¿realmente es tan fácil como parece?

Primero, se ha de apartar la idea de que cualquier texto va a funcionar, y que puede servir para todo tipo de público objetivo. Por ello es necesaria una investigación previa en la que definamos el objetivo, el target y el tema, con su debido lenguaje.

Se escribirá de una manera u otra dependiendo de la conversión que queramos llegar a obtener, como se una venta, la suscripción al newsletter, o simple notoriedad de marca para una estrategia de branding.

Recordemos que en una estrategia inbound de marketing, atraemos a los clientes de manera más sutil, menos persuasiva y sin perseguirlos. Se trata de darles mayor valor que nuestros competidores y ellos mismos decidan quedarse de nuestro bando.

 

Importancia y tipos de enlaces

 

El último punto del post trata de lo importante que son los enlaces en un post, ya que su principal objetivo es enlazar contenidos o publicaciones que podrían interesar al lector, y que de otra manera no llegaría a dicha información.

Existen los enlaces internos, a los que nos referimos cuando encontramos un hipervínculo dentro de una página o post que te enlaza con otra página o sección de la misma web o blog.

Este tipo de enlaces son requeridos y premiados tanto por parte del buscador como por los usuarios, por el hecho de que aumenta la usabilidad de encontrar mayor contenido de manera más sencilla y poder complementar información sobre un tema muy amplio, sin tener que leer una publicación de 3000 palabras o más de golpe.

Google a parte de esto, entiende con mayor facilidad que es lo importante para tu negocio, ya que, si existen varios enlaces internos que acaban tratando de un mismo tema o bastante similar, el motor de búsqueda lo tendrá en cuenta.

También nos encontramos los enlaces entrantes, conocidos también como Backlinks, que es la atracción del público objetivo desde dominios diferentes al nuestro, es decir, llegan a nuestra página web a través de una totalmente diferente insertando ese enlace de interés. Este tipo está muy bien valorado ya que se entiende que no es tan manipulable, que las páginas webs deben estar relacionadas y son de calidad.

Como último tipo de link tendríamos el externo, que sería el contrario al backlink, es decir, sería el que se encontraría dentro de nuestra página web pero que enlazar con una web y dominio totalmente diferente. No parecen útiles en un primer momento, pero ayuda a rastrear el tráfico y conseguir visualizaciones de vuelta gracias a la otra página web externa. Y a todo esto, le debemos sumar la experiencia del usuario, el que se sentirá satisfecho en que le ofrezcas todas las oportunidades para añadir valor a la información.

 

Conclusiones

 

Como principal conclusión deberíamos entender la importancia que tiene el posicionamiento SEO en una empresa que quiera atraer a sus clientes de forma orgánica, poniendo las miguitas de pan y haciendo que ellos mismos quieran formar parte de nuestra comunidad. Es una estrategia mucho menos abusiva e inteligente por parte de las empresas que ya lo incorporan en su estrategia de marketing.

A todo esto, recordar que no todo es válido a la hora de crear contenidos de calidad, y que hay reglas que pueden determinar el éxito o fracaso. Debemos tener en cuenta que es lo que los motores de búsqueda buscan y premian de las empresas y de su copywiting.

Y finalmente, marcar un objetivo y target coherente y claro, al que podemos llegar a través de una manera orgánica, aportando valor y mejorando su experiencia como usuario.

 

Infografía SEO

 

 

Comentarios (0)

Añadir un comentario




Allowed tags: <b><i><br>Añadir nuevo comentario: