Plan de Marketing de una empresa: todo lo que necesitas saber
Plan de Marketing de una empresa: todo lo que necesitas saber

Qué es un plan de Marketing?

Un Plan de Marketing es un documento que nos informa sobre la situación del mercado y en él debemos indicar los objetivos que queremos conseguir y los métodos o estrategias que vamos emplear para ello. Un buen plan de Marketing nos ayudará a tener una visión clara sobre nuestra empresa, y esto nos ayudará a prevenir los imprevistos que puedan surgir lo largo de todo el proceso.

 

¿Cómo hacer un plan de Marketing?

Para crear un plan de Marketing que funcione debemos tener en cuenta varios aspectos presentes y seguir unos pasos básicos:

 

1. Conocer al detalle la situación actual

El primer paso se trata de un análisis objetivo tanto interno, en el que debemos tener en cuenta los recursos que tenemos, el personal, su motivación en el proyecto…, como externo, teniendo en cuenta la situación social y política de la que está envuelta la empresa. De esta forma, nos ayudará a conocer nuestras fortalezas y desventajas y a tomar decisiones para diferenciarnos de nuestros competidores. Un análisis DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades) es lo más recomendable para este primer paso, puesto que es una manera de sistematizar el proceso y no olvidarnos de ninguno de los aspectos anteriormente mencionados.



dafo para plan de marqueting de una empresa




Para un Plan de Marketing de una empresa completo es aconsejable llevar a cabo un análisis de nuestro público objetivo o target, lo que se conoce como un análisis de “buyer persona”. Para que nuestros anuncios y mensajes lleguen de una manera más eficaz a nuestro público y poder conectar completamente con él, este análisis debe contestar un par de aspectos básicos: 



  • Conocer el perfil general. ¿Quién es nuestro buyer persona? Para identificarlo debemos tener en cuenta tanto datos demográficos como identificadores. La edad, profesión, y su comportamiento on-line nos ayudará a determinar una personalidad determinada. Algunas de las preguntas que podemos hacernos para ajustar nuestra búsqueda y tener una idea clara son: ¿Cuál es su clase social y su renta? ¿Cuál es su trabajo? ¿Tiene familia? ¿Qué contenido consume en su tiempo libre? ¿A qué hora se conecta más?

 

  • Conocer sus objetivos, motivaciones y necesidades. ¿Cuál es el objetivo principal de nuestro buyer persona? De esta manera sabremos la mejor manera de conectar con él y cómo nuestra empresa puede ayudarle a resolver los puntos de dolor, es decir, aquellos problemas que les llevan a realizar una búsqueda en concreto, las palabras que usa para ello, etc. Conocer los retos a los que se enfrenta nos ayudará delimitar nuestra estrategia. ¿Qué es lo que necesita en su día a día? Al hacernos preguntas de este tipo podremos definir mejor la manera de ayudarlo o cuál de nuestros productos puede encajar con sus necesidades.

 

  • Quejas y preocupaciones. ¿Qué le preocupa al cliente?Saber qué piensa el cliente sobre sus objetivos nos puede ayudar a saber qué opinará sobre nuestro producto y las objeciones que pondría ante él. Anticiparnos a las dudas y contestar adecuadamente tranquilizará a los clientes indecisos o preocupados. 



2.  Establecer nuestros objetivos. 

Fijar metas a largo plazo y, sobretodo, a corto plazo, ya que esto nos ayudará (y es importante) a ser realistas y no pensar sólo en dónde queremos llegar, sino tener en cuenta dónde podemos llegar. Para no caer en el “wishful thinking” podemos recurrir al conocido acrónimo SMART, que hace referencia a Specific, Measurable, Attainable, Relevant y Time-bound. Es un paso importante ya que posteriormente debemos fijar las técnicas que queremos desarrollar o llevar a cabo, y si nuestros objetivos son muy ambiciosos o poco realistas, los resultados que obtendremos no serán los esperados. Eso, además puede perjudicar y desmotivar al personal de nuestra empresa que esté implicado en el proyecto. 

 acronimo SMART para plan de marqueting de una empresa

 

3. Fijar las estrategias a seguir.

El proceso y las técnicas a seguir deben quedar claras para todos, ya que, de lo contrario, no conseguiremos aquellos objetivos que nos hemos propuesto.Lo ideal es marcar primero las estrategias y acciones más generales para después ir concretando y añadiendo otras cada vez más específicas o concretas.

 

Llevar a cabo un análisis siguiendo las “4P del Marketing” es una manera de asegurarnos un orden claro, aunque que con la era digital se han ampliado, y ahora son 7P

 

  • Producto: innovar o mejorar los productos o servicios que ofrecemos, ya sea con ediciones especiales, la renovación del packaging, etc, o ampliar la selección de estos. 

  • Precio: un estudio de mercado de la competencia nos ayudará a rellenar aquellos huecos que la competencia no cubre. Debemos tener en cuenta las características de nuestros productos, su coste de fabricación, así como tener en mente las estrategias de promoción, descuentos y ofertas, en especial en las campañas estacionales como verano o Navidad.

  • Promoción: acciones para dar a conocer nuestros productos o servicios y nuestra marca con tal de llegar a nuevos clientes. Las opciones para ello son infinitas, pues tanto el marketing tradicional como el digital evolucionan y avanzan constantemente. Como ya explicamos en este artículo nos encontramos en un sector inestable y conocer las nuevas tendencias e innovaciones puede marcar una gran diferencia en nuestros resultados, así que éste es uno de los puntos o apartados más importantes en cuanto a actualizaciones, siempre pensando en el tipo de público al que nos dirigimos. 

  • Plaza: plantear dónde podrá comprar el cliente nuestro producto, tanto por internet como de manera física. Disponer de un catálogo online con detalles de nuestros productos o servicios es una propuesta interesante, ya que los potenciales clientes podrán acceder en cualquier momento a ello. 

  • Personas: la manera de comunicación y la marca personal de los empleados beneficiará a la empresa a potenciar sus servicios. Podemos potenciar esto con formaciones complementarias o reuniones semanales.

  • Evidencia Física o Prueba Física: esaquello que el cliente percibe a nivel sensorial, es decir, la imagen que da la empresa. Esto repercute siempre en la experiencia del usuario, tanto de manera positiva como de manera negativa.

  • Proceso: hace referencia a los procedimientos de un servicio y cómo este afecta a la calidad. Los tiempos de espera en la atención al cliente o la prestación de un servicio son elementos a tener en cuenta para que el usuario no tenga una mala experiencia.

 7P del marketing para el plan de marketing de una empresa

 

 

4. Revisar el plan

Al estar en un entorno cambiante deberemos hacer modificaciones y actualizaciones en nuestro Plan de Marketing de una empresa. Nuestro objetivo es seguir cubriendo las necesidades de la empresa y de nuestros clientes.

En este punto debemos ver los resultados de las medidas que hemos llevado a cabo y que vamos ejecutando para hacer un balance de situación y comprobar si los objetivos y estrategias establecidas están funcionando o necesitan cambios para que den los resultados esperados. Con ello podemos re-establecer objetivos (en caso de que no fueran muy realistas o demasiado ambiciosos), ver las desviaciones de las medidas tomadas, considerar cambios en el plan para adaptarse a los desvíos, valorar el funcionamiento de las estrategias, el presupuesto del que disponemos, si se ha usado de manera eficiente o eficaz… Además, es recomendable hacer reuniones de manera periódica o semanal, ya que de esta manera, el equipo de nuestra empresa podrá ser partícipe del avance de su trabajo y del proceso en general. Recibir feedback es algo que puede ayudarles a estar motivados a la hora de trabajar. 

Comentarios (0)

Añadir un comentario




Allowed tags: <b><i><br>Añadir nuevo comentario: